viernes, 24 de octubre de 2014

Carmen de Bizet

Sus gorgoritos se oían en todo el pueblo. Llevaba así desde que le regalaron el CD.
—Mira —le dijo en broma su amiga—, te han compuesto una ópera, Carmen.
Y desde entonces no había hecho otra cosa que cantar y cantar.
—Quiero conseguir romper una copa con mi voz —le dijo a todo aquel que quiso escucharla.
Y un buen día lo consiguió. Lástima que además de la copa arrasase con el pueblo entero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario