jueves, 2 de abril de 2015

París 1944

Apenas hacía cuatro días desde que las tropas aliadas entraran en París. Todavía sentía miedo por las noches y seguía refugiándose bajo los puentes del Sena. Pero hoy sería distinto, todo había pasado. Unos disparos procedentes de los alrededores de la catedral le hicieron encogerse y detener su bicicleta. Empezó a temblar y se tapó los oídos con las manos al tiempo que cerraba los ojos esperando nuevas ráfagas. No hubo más disparos. Abrió los ojos y sonrió levemente. Todo había pasado... Por fin.

(París, 29 de agosto de 1944)


No hay comentarios:

Publicar un comentario