lunes, 9 de junio de 2014

De la Tierra a la Luna

—¿Estás seguro de que allí encontraremos sus almas?
—Monsieur Verne lo aseguró  —le contestó su compañero.
—Monsieur Verne creo que se burlaba de ti —opinó el otro hombre con gesto dubitativo—. Contestar riéndose “por supuesto” a tu pregunta de si las almas suben hasta la Luna no creo que sea asegurar nada.
—Eres un incrédulo, ¿dónde van a ir si no?
—¿Al Cielo? —sugirió el otro.
—¿Y dónde está el Cielo? ¿Tú lo ves? Hemos ascendido como ningún otro hombre lo ha hecho y lo único que vemos es la Luna cada vez más cerca.
Su acompañante observó el enorme satélite que cada vez estaba más cerca... creo que ya había quedado claro.
—¿Y por qué no hemos utilizado un cañón como monsieur Verne? —siguió preguntando.
—Porque no teníamos ninguno y él no me replicó cuando le expliqué mi idea del globo —continuó argumentando su compañero.
—No pudo porque le dio un ataque de tos de tanto reírse —contradijo su amigo no muy convencido.
Ya podían verse claramente los cráteres y el satélite era diez veces más grande que el enorme globo que los impulsaba.
—Hombre de poca fe —dijo el más viejo con una sonrisa—. Ahora sólo queda aterrizar.
—“Alunizar” querrás decir.
El otro le miró enfadado mientras soltaba el aire del globo y la barquilla iniciaba su descenso hasta alcanzar tierra… quiero decir, luna. El golpe estremeció a sus dos ocupantes que se sujetaron el sombrero con una mano mientras se agarraban al borde de la barquilla con la otra.
—Bien, y ahora ¿por dónde comenzamos la búsqueda? —preguntó el más joven.
—No estoy seguro —respondió su compañero.
Un hombre de grandes bigotes apareció ante las miradas sorprendidas de ambos pasajeros.
—Bonjour mes amis —saludó.
Ambos lo miraron perplejos.
—Es de buena educación contestar a los saludos —les conminó el extraño hombre atusándose los largos bigotes.
—Bonjour monsieur…
—De Bergerac, Hercule-Savinien de Cyrano de Bergerac. ¿Acaso no conocen mi historia? Permítanme que se la relate.
El hombre carraspeó mientras comenzaba.

—Ésta es la historia de cómo Cyrano llegó a la Luna… “Estaba la Luna en lleno y el Cielo despejado, y ya habían sonado las nueve de la noche…”


Me acababa de terminar un cuento de Roberto Malo y Francisco Javier Mateos con preciosos dibujos de David Guirao (El príncipe que cruzó allende los mares) y todavía tenía que escribir mi microrrelato semanal para el blog de mi amiga (El Universo de las Palabras Perdidas) cuando la idea inicial comenzó a deformarse como vista a través de las gafas del Conejo Blanco del País de las Maravillas y surgió este relato. Ha sido como volver a aquel Cementerio de Conejitos Zombis donde se mezclaban la locura con las buenas letras y las risas entre amigos con poemas. Este relato está dedicado para todos vosotros, mis querid@ Conejit@s Zombis. Os echo de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario