miércoles, 31 de diciembre de 2014

Sobrevivir


Él yace exánime en mis brazos. Ya no verá este nuevo día. Estos árboles y esas montañas. Pero lo que más me duele no es su muerte… Es sobrevivirle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario