jueves, 24 de abril de 2014

Amantes

Tus labios se acercan hasta mí despacio
como si quisieran decirme algo,
como si buscaran algo que perdieron
y que ansían encontrar.

Les dejo acercarse
como un cazador a su presa
los espero con ansia,
los miro con deseo.

Deslizo un dedo por esos labios
que ahora me nombran en un susurro
como si fuera una oración
como si fuera una leyenda
contada por los mayores ante el fuego.

Sigo las lineas de tus labios con el dedo
y los miro como si no los conociese
fijándome en cada detalle, en cada curva
hasta llegar a tu barbilla.

Desciendo siguiendo tu cuello
y me detengo un momento
solo para llamar a mi boca
y que ella siga el camino
comenzado por mis dedos.

Mi lengua se niega a avanzar
sin antes conocer el origen,
la patria que mis dedos abandonaron
y desanda el camino que aquellos realizaron
volviendo por tu garganta
hasta llegar a tu boca.

Tu boca que para mi boca
es patria, destino y descanso
Y en ella se detienen
mientras mi lengua busca a su gemela
y la encuentra entre tus labios.



No soy muy dada a la poesía. Realmente no se me da muy bien. Este es uno de los pocos poemas que he escrito y fue para una especie de contienda para celebrar un día de los enamorados en cierto foro donde comencé a dejar que otros leyesen lo que surgía de mi cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario