sábado, 26 de abril de 2014

Café Cocó

A Margott y a mí nos encanta acudir al Café Cocó, siempre tan chic y rebosante de conocidos. Charlamos, reímos y, de vez en cuando, también bailamos un foxtrot si algún caballero nos invita a ello. Nunca estás sola allí y puedes pasar toda la noche sin pensar en nada, porque todos ríen como si todavía conservasen la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario